¿Qué es marketing turístico?

Una de las  categorías que más ha evolucionado en el marketing digital y el comercio electrónico es el turismo, ha sido la puerta de entrada de millones de consumidores quienes a través de las diferentes agencias de viajes y plataformas virtuales han entrado al mundo de las compras virtuales.  Es un mundo en donde predominan los canales de comunicación digitales. Los buscadores, la redes, las páginas web, los portales y los videos son parte de la rutina de las estrategias de marketing de miles de hoteles, hostales, aerolíneas y lugares turísticos. 

 

Un número creciente de destinos de todo el mundo se han abierto al turismo y han invertido en él, haciendo del mismo un sector clave para el progreso socioeconómico, a través de la creación de puestos de trabajo y de empresas, la generación de ingresos de exportación y la ejecución de infraestructuras.

 

Durante las seis últimas décadas, el turismo ha experimentado una continua expansión y diversificación, convirtiéndose en uno de los sectores económicos de mayor envergadura y crecimiento del mundo.

 

A los destinos favoritos tradicionales de Europa y América del Norte se han ido sumando muchos más. El turismo se ha distinguido por un crecimiento prácticamente ininterrumpido a lo largo del tiempo, a pesar de crisis ocasionales, demostrando siempre su fortaleza y su resistencia.

 

Las llegadas de turistas internacionales en el mundo han pasado de 25 millones en 1950 a 278 millones en 1980, 674 millones en 2000, y 1.235 millones en 2016. De igual modo, los ingresos por turismo internacional obtenidos por los destinos de todo el mundo han crecido 2.000 millones de dólares de los EE.UU. en 1950 a 104.000 millones de dólares en 1980, 495.000 millones en 2000, y 1.220.000 millones en 2016.

 

El turismo es una categoría importante del comercio internacional de servicios. Además de los ingresos obtenidos en los destinos, el turismo internacional generó también 216.000 millones de dólares de los EE.UU. en exportaciones por servicios de transporte internacional de pasajeros prestados a no residentes en 2016, lo que eleva el valor total de las exportaciones turísticas a 1,4 billones de dólares de los EE.UU., o a 4.000 millones de dólares al día de media.

 

El turismo internacional representa el 7% de las exportaciones mundiales de bienes y servicios, tras subir un punto porcentual desde el 6% en 2015. El turismo ha crecido con mayor rapidez que el comercio mundial durante los últimos cinco años. Como categoría mundial de exportación, el turismo ocupa el tercer puesto, tan solo por detrás de productos químicos y de combustibles, y por delante de automoción y de alimentación. En muchos países en desarrollo, el turismo es la principal categoría de exportaciones. 

 

Marketing de destinos es el arte o la ciencia de aprovechar los conceptos fundamentales de marketing tradicional, instaurados por Philip Kotler, para promocionar las cualidades turísticas de una ciudad, región o país que busquen posicionarse como un destino atractivo para sus mercados emisores.

Además de incluir las típicas etapas del marketing tradicional como estrategias de mercado, de ventas, estudios de mercado y posicionamiento, el marketing de destinos está cada vez más relacionado con el mundo en línea ya que el sector del turismo, es uno de los que ha aprovechado de manera más eficiente Internet como canal de promoción y ventas.

 

Los dos principales sectores que comprenden las actividades que llamamos turismo son la hotelería / hospedaje y los viajes

 

El sector de viajes va a requerir profesionales de marketing que comprendan la globalidad y que puedan responder a las necesidades cambiantes de los consumidores mediante estrategias creativas basadas en unos conocimientos de marketing sólidos.

 

Internet ha cambiado en apenas una década la manera de distribuir los productos de viajes, Las compañías de viajes tratan de encontrar la mejor manera de utilizar YouTube, Facebook  y otras redes sociales.

 

Esta transformación ha supuesto la desaparición de numerosos agentes y  el nacimiento de otros, en muchas ocasiones procedentes del mundo tecnológico.  Las innovaciones introducidas en los servicios y la creación de nuevos modelos  de negocio han provocado la transformación de la cadena de valor en su conjunto.

 

La nube, la movilidad, lo social... son elementos imprescindibles a lo largo de toda la cadena de valor, entre otras razones porque los usuarios y las empresas las consideran elementos de simplificación de los procesos y de ahorro de costos. Además, hay que sumar las redes sociales, donde los turistas comparten sus experiencias, y la economía colaborativa, en la que juegan un papel esencial los contenidos y las prescripciones realizadas por los usuarios, antes, durante y después del viaje. 

 

El objetivo final es crear valor y experiencias atractivas para el usuario. Este, por su parte, emplea la tecnología en un ciclo que comienza con la búsqueda de información, sigue con la selección y comparación  de precios y experiencias, se extiende a la compra, que cada vez se realiza más de forma móvil, y finaliza con la compartición e intercambio de información, lo que sirve para retroalimentar el ciclo. 

 

El resultado es una demanda que requiere atención 24x7 y en la que las reservas de última hora tienen un peso cada vez más importante. 

El cloud computing, el entorno móvil, la inteligencia artificial, las redes sociales, el Internet de las cosas y otras tecnologías como la geolocalización, la realidad virtual o la realidad aumentada, así como las agencias de viajes online y plataformas de intermediación son las principales tendencias en el sector turístico. Es un sector en crecimiento con grandes cambios en los hábitos de viajes. 

 

Por otro lado, las plataformas tecnológicas basadas en cloud computing se han convertido en el eje de cualquier sistema informático de una empresa turística, facilitando el manejo de negocios estacionales, la gestión de organizaciones con sedes dispersas y las estrategias de crecimiento e internacionalización.

 

Por su parte, el entorno móvil se consolida como el espacio preferido para servicios turísticos, ante una demanda activa, constante y ubicua del usuario en la que el m-Commerce y las compras de última hora se han convertido en habituales. Además, la conectividad móvil es demandada de forma gratuita en todo tipo de establecimientos turísticos.

 

La clara tendencia que se observa es que  las empresas turísticas reciben cada vez más accesos (información, búsquedas o reservas)  a través de dispositivos móviles, con unos porcentajes que crecen año tras año y que se van acercando al nivel del 50%.

 

Los turistas y viajeros son usuarios cada vez más intensivos de los dispositivos móviles, en todas  la modalidades. En pleno siglo XXI, el turista es más dependiente que nunca de teléfonos inteligentes y tabletas, convertidos en elemento imprescindible en todas las fases  del viaje. Esta tendencia emergente  ha pasado a ser un auténtico motor  de cambio al que las empresas turísticas se han de adaptar. 

 

En el ámbito de las redes sociales, éstas se han convertido, por un lado, en excelentes herramientas para que las empresas e instituciones turísticas puedan conocer lo que funciona o no de sus productos y servicios, y también en un canal de comunicación personalizado y atención a sus clientes.

 

Las principales barreras que la transformación digital ha de superar en este sector: La resistencia al cambio por parte de las empresas menos innovadoras, ciertas deficiencias en cuanto a las infraestructuras TIC, con un uso muy limitado de lo que se consideran hoy tecnologías más avanzadas, o la falta de talento y conocimiento en habilidades digitales dentro de las organizaciones son los principales obstáculos identificados. Madurez digital 

 

Un sector en disrupción 

 

Si hay un sector que está experimentando cambios por la irrupción de la denominada economía colaborativa es sin duda el turístico. Las empresas que operan bajo este tipo de economía representan un tipo de intermediación nuevo y un modelo de negocio completamente disruptivo y diferente a los tradicionales de la industria turística,  al ser esencialmente plataformas tecnológicas que comercializan propiedades, productos o servicios ofrecidos por particulares a precios muy competitivos

Para las empresas turísticas es importante identificar las tendencias más significativas en materia de social media a la hora de elaborar sus planes de marketing y ventas, como conocer los nuevos patrones de consumo, adelantarse a las necesidades  y expectativas del viajero digital, involucrar a los potenciales clientes  en el desarrollo y lanzamiento de nuevos productos y servicios o conocer el potencial de las redes sociales. 

 

La personalización y la identificación de nuevos mercados,  la diferenciación y el posicionamiento de marca son ventajas que trae consigo el uso de las redes sociales.  

 

Tendencias del marketing, nuevo entorno de marketing y negocios 

 

Caso Booking

Booking.com se fundó en Ámsterdam en 1996 y ha pasado de ser una pequeña start-up holandesa a una de las mayores empresas e-commerce de viajes de todo el mundo. Booking.com forma parte de Booking Holdings Inc. (NASDAQ: BKNG) y cuenta con más de 15.000 trabajadores en 198 oficinas de 70 países de todo el mundo.

 

Booking.com, cuya misión es poner el mundo al alcance de todos, apuesta por la tecnología digital para que viajar sea más fácil. En Booking.com conectamos a los viajeros con la oferta más amplia de alojamientos increíbles, como apartamentos, casas, resorts de lujo, bed & breakfasts de gestión familiar y hasta iglús y casas en los árboles. La web y apps de Booking.com están disponibles en más de 40 idiomas, y ofrecen más de 27 millones de opciones en 130.641 destinos de 227 países y territorios en todo el mundo. ver más.....

 

10 tendencias de transformación digital del sector turismo

1. Nuevos modelos de intermediación. Las bajas barreras  de entrada y la combinación de las diferentes tecnologías han favorecido la aparición de nuevos modelos de negocio y la irrupción de multitud de nuevos agentes que ha rediseñado la cadena de valor.

 

2. Las plataformas tecnológicas basadas  en cloud computing son ya el eje de cualquier sistema informático de una empresa turística. 

Facilitan el manejo de negocios estacionales, la gestión de organizaciones con sedes dispersas y las estrategias de crecimiento e internacionalización. Ponen  la tecnología al servicio del negocio en lugar de limitarlo. 

 

3. El mobile se consolida como el canal preferido para servicios turísticos.  Los usuarios demandan nuevos productos  y servicios turísticos para ser consumidos en sus dispositivos móviles, siendo una oportunidad para la creación de nuevos modelos de negocio.   

El m-Commerce y las compras de última hora se han convertido  en habituales. Además, la conectividad móvil es demandada de forma gratuita en todo  tipo de establecimientos turísticos.

 

4. IoT-T (internet de las cosas  en el turismo) El Internet de las Cosas,  aunque aún se encuentra en sus albores,  está llamado a impulsar la trasformación digital del sector. Actualmente las primeras incursiones se están produciendo en  el desarrollo de aplicaciones en el mundo del turismo y principalmente por parte de grandes cadenas hoteleras y parques temáticos. Dispositivos wearables, pulseras inteligentes y beacons son los principales elementos tecnológicos de las aplicaciones,  a las que se podrían añadir los sensores como parte del concepto global de  smart cities.  

 

5.  SCT; smart cities turísticas.  La apuesta de las Administraciones Públicas para desarrollar el turismo está generando un impulso a la aplicación de tecnologías avanzadas, bajo denominaciones de destinos turísticos inteligentes, smart cities o smart islands, que incorporan muchas de las nuevas tecnologías. 

 

6. Las redes sociales, en sus diferentes modalidades y niveles, se aplican de forma  amplia al mundo del turismo, suponiendo un destacado canal de comunicación bidireccional con los clientes y una herramienta para que las empresas  e instituciones turísticas puedan conocer  lo que funciona o no funciona de sus productos y servicios, recibir alertas y  actuar con anticipación. 

 

7.  AVOS (OTA’S en inglés) y plataformas de intermediación, búsqueda y comparación, y comercio electrónico sobre bienes y servicios turísticos se han multiplicado con la popularización de Internet y existe una fuerte competencia entre ellas, a la vez que se han sofisticado y complicado sus relaciones con otros agentes de la cadena de valor. Han creado nuevos modelos de negocio e incorporado a los sistemas de búsqueda y comparación los comentarios de los usuarios. Ahora sus estrategias de futuro incluyen la internacionalización, el mayor peso de la movilidad, la mejora de la interfaz de cliente  y la diversificación de sus negocios.

 

8. La economía colaborativa tiene un gran campo de actuación en el mundo del turismo. Ha dado lugar ya a una gran cantidad de marketplaces y nuevos negocios, creando un nuevo ecosistema de actividad en el que el valor se traslada de empresas y profesionales a personas y pequeñas empresas y en el que la reputación se convierte en un activo fundamental del negocio.

 

9.  Innovación: Otras tecnologías que empiezan a tener protagonismo en el sector turístico son la geolocalización, la realidad virtual o la realidad aumentada. Contribuyen a mejorar la prestación de servicios, a aumentar la experiencia de cliente y a potenciar el marketing personalizado y de proximidad. 

 

10.   Big data: Las posibilidades que ofrecen muchas de las nuevas tecnologías para la generación y la captura de los datos, que reflejan el comportamiento, las preferencias y los movimientos de los turistas, son fundamentales para conocerles mejor y poder realimentar con esa información, procesada con herramientas de big data y de analíticas de datos, los productos y servicios turísticos.

 

Fuente: Fundación Orange. 

 

La creación de experiencias

Crear experiencias de marca. Las empresas buscan generar en sus clientes una experiencia con sus productos o servicios.

 

Hoy en día, las experiencias que giran en torno al producto son tanto o más importantes que el propio producto para establecer una diferenciación sobre la que fundamentar una ventaja competitiva sostenible.

  • Marcas agencia de viajes 
  • Marca País 
  • Marca destino
  • Marca cadena hotelera 
  • Marca operador turístico 

El reto hoy no consiste solamente en generar transacciones, sino en construir y mantener relaciones. 

Por eso, para competir con éxito no es suficiente tener un buen plan de marketing, sino también hay que desarrollar una estrategia de branding que permita construir una marca capaz de atraer, generar y desarrollar vínculos con los públicos de interés (¡que no sólo clientes!), en un proceso que empieza mucho antes de la venta y que ni mucho menos termina con la misma. ( Customer Experience Journey)

 

Creación de contenidos. Es necesario establecer un “diálogo” con los clientes.

De comunicación comercial a contenidos y conversaciones

Es evidente —y ya se ha comentado mucho— que la comunicación ha dejado de ser unidireccional y que es necesario establecer auténticas conversaciones con las personas.